Huracán Irma: aumenta el riesgo de cólera y crisis alimentaria en Haití

El huracán Irma, la tormenta de categoría 5 más poderosa jamás registrada en el Océano Atlántico, ha cruzado el norte de Haití, el país más pobre del Hemisferio Occidental. Actualmente el 40 por ciento de la población haitiana sufre inseguridad alimentaria. 

 

 

Aunque el impacto del huracán Irma ha sido menor de lo esperado en el país, actualmente el 40% de la población haitiana sufre inseguridad alimentaria. Desde Acción contra el Hambre instan a brindar apoyo urgentemente a las comunidades más vulnerables.

Haití se salvó de un golpe directo del huracán Irma y según informes tempranos ha sufrido un daño menor de lo que las autoridades temían. La isla es extremadamente vulnerable, con una pobreza extrema profundamente arraigada, infraestructuras débiles y frecuentes brotes de cólera. Con la mayor parte de su población dependiente de la agricultura a pequeña escala para la supervivencia, incluso el mínimo daño podría castigar severamente a las comunidades en el norte.

El año pasado, el huracán Matthew causó daños a largo plazo a los medios de subsistencia de las comunidades rurales. De acuerdo con el análisis de la Clasificación de Fase de Seguridad Alimentaria Integrada a partir de febrero de 2017, 1,7 millones de personas en Haití están experimentando niveles de inseguridad alimentaria de crisis y 2,3 millones más están haciendo frente a niveles de estrés. Esto significa que casi el 40 por ciento de la población haitiana sufre inseguridad alimentaria de moderada a severa. Aunque Irma no golpeó tan fuertemente como se preveía, la mayoría de las comunidades en el norte viven en una situación de pobreza extrema y apenas cuentan con los recursos mínimos para la reconstrucción.

Haití está trabajando para recuperarse de la crisis alimentaria que sufre, así como del impacto del huracán Matthew, que destruyó el 90% de los hogares en determinadas áreas y destruyó la agricultura, la pesca y los medios de subsistencia a pequeña escala de comunidades enteras, privándolas de bienes o fuentes de ingresos.

Acción contra el Hambre ha desplegado sus equipos de emergencia sobre el terreno a las comunidades de Alto Artibonite y a la región noroeste para llevar a cabo evaluaciones de necesidades básicas. “Estamos preparados para suministrar diariamente agua potable, kits de higiene de emergencia y otros artículos de socorro esenciales para dar respuesta a las necesidades inmediatas de 6.000 personas. Además, trabajamos en la reparación y reconstrucción de las fuentes de agua y de las infraestructuras de saneamiento”, afirma Mathieu Nabot.

Asimismo,  la organización cuenta con programas activos en el norte de Haití. Se han pre-ajustado los suministros de socorro de emergencia y, a la espera de más información sobre el alcance de las necesidades y los daños, se movilizará a 10 equipos a las zonas más afectadas del Alto Artibonite y toda la región noroeste de Haití.

“Haití ya es frágil. No podemos perder de vista el hecho de que Haití ha estado experimentando una crisis alimentaria, y esta tormenta podría arrastrar a las familias con menos recursos a una crisis más profunda. Es vital responder primeramente a las necesidades básicas, pero pasar rápidamente a las actividades de recuperación que permitan a la población afectada recobrar sus medios de subsistencia y sus fuentes de ingresos”, añade Mathieu Nabot.

La organización trabaja en colaboración con la Dirección de Protección Civil de Haití en la coordinación de las actividades humanitarias entre los organismos de ayuda en las zonas afectadas de la región de Artibonite y la región noroeste del país. Asimismo, trabaja en colaboración con la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas y presta apoyo a las autoridades haitianas para la coordinación de la respuesta humanitaria en estas zonas y la evaluación de las necesidades más urgentes tras el huracán para garantizar una asistencia rápida a las personas más vulnerables.

Acción contra el Hambre trabaja en Haití desde 1985, con un equipo formado por más de 450 trabajadores en Puerto Príncipe, Gonaïves, Port-de-Paix y Bombardópolis. En 2016, sus programas beneficiaron a más de 431.919 personas en Haití, tanto de asistencia humanitaria como de desarrollo a largo plazo para la prevención del cólera, la mejora del acceso a agua potable y de la nutrición, y el fortalecimiento de la resiliencia ante los desastres y el hambre de las comunidades y socios locales.

 

Fuente: Acción Contra el Hambre

Más noticias

no-results-found-landing-news
  • {{item.subsection}}
    {{item.category}}
    {{item.subcategory}}
    {{item.tagName}}

    {{item.title}}

    {{item.plus_text}}
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...