Ingrid Casellas: “La disciplina positiva: metodología afectiva, firme y respetuosa”

Ingrid Casellas de Asprer es profesora de primaria en el Col·legi Padre Damián SS.CC. de Barcelona. Después de una dilatada experiencia como docente, nos describe las potencialidades de una nueva metodología en torno a la disciplina positiva.

¿En qué consiste la disciplina positiva?

Esta disciplina conduce a una metodología afectiva, pero firme y respetuosa tanto para el niño como para el adulto. Supone un enfoque sin control excesivo y sin permisividad, basándose en el respeto mutuo y la colaboración. Con el objetivo de fondo de conseguir, a largo plazo, que el niño se desenvuelva en su vida adulta.

Indícanos algunos de los rasgos más sobresalientes de esta disciplina.

Destacaría al mismo tiempo la amabilidad y firmeza, buscando la conexión y sentimiento de pertenencia, junto con la convicción de que el ver los errores son oportunidades para aprender. Además, no puede faltar el respeto, animar pero no elogiar en exceso y generar habilidades para la vida.

¿Conectar con los alumnos antes de corregir?

Ponernos en el lugar del alumno, entender el porqué de sus reacciones, es lo primero antes de corregir su comportamiento. Si sabemos cómo se siente y escuchamos sus razones podremos acompañarlo y ayudarlo a encontrar soluciones a sus conflictos o dificultades.

¿Qué actividades podemos emplear en las aulas para aplicar la disciplina positiva?

Aquellas actividades que ayudan a organizar la clases, en las cuales todos los alumnos toman decisiones. Se trata de ayudarles a que sientan que forman parte del grupo y que están implicados en el funcionamiento de la clase, de esta manera conseguiremos que vean que es necesario encontrar soluciones para aquello que no funciona.

Hacer ver al alumno que una equivocación nos puede traer la oportunidad de aprender.

¿Cuál es tu experiencia en torno a esta educación en positivo?

De algo que no conocía he encontrado un camino a seguir que me facilita el estar en las clases y trabajar con los alumnos de una manera más afectiva y efectiva. Aunque haya que marcar bien las pautas, siempre hemos de escuchar y ponernos en el lugar del alumno. Hemos de encontrar soluciones a las dificultades y conflictos que nos vamos encontrando, arrinconando los castigos. La verdad que estoy muy contenta con este educar en positivo, que no es algo que vivo particularmente sino que es una opción de nuestro centro y eso se palpa en el ambiente. Paulatinamente estamos consiguiendo pequeños resultados actitudinales.

Ofrece alguna recomendación a educadores y padres que puedan leernos.

Recomiendo que eduquemos escuchando, siendo amables y con firmeza a la vez. De esta manera respetamos al otro y nos respetamos a nosotros mismos.

 

Entrevista de Fernando Cordero Morales ss.cc.

 

Más noticias

no-results-found-landing-news
  • {{item.subsection}}
    {{item.category}}
    {{item.subcategory}}
    {{item.tagName}}

    {{item.title}}

    {{item.plus_text}}
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...