La ONU y la OMS unen fuerzas para proteger la salud frente al cambio climático

La Organización Mundial de la Salud y la secretaría de ONU Cambio Climático han firmado un nuevo documento para hacer frente a los retos que la subida de las temperaturas supone para la salud pública y ayudar a los países a mejorar la eficiencia de su respuesta ante el cambio climático. Por su parte las organizaciones sociales exigen a la COP23 mayor ambición.

El acuerdo coincide con la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático COP23 que se está celebrando en Bonn, y la necesidad de garantizar que los países con una infraestructura sanitaria precaria o insuficiente reciban apoyo para proteger la salud humana y generar resiliencia para responder a las amenazas del cambio climático.

La firma de este Memorando de Entendimiento supone un reconocimiento de que la protección y mejora de la salud es un pilar esencial del desarrollo sostenible, que requiere la cooperación más amplia posible de todos los países y otras partes interesadas pertinentes.

La Secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, Patricia Espinosa, ha dicho: “Estoy encantada de que nuestras dos instituciones estén llevando su relación a un nivel más alto y más orientado a la acción. El Acuerdo de París sobre el cambio climático necesita que todos nos pongamos manos a la obra para asegurar un mundo y unos ciudadanos sanos ahora y en el futuro”.

“Muchas personas experimentan el cambio climático a través de los efectos que causa en su propia salud, desde la contaminación atmosférica y las olas de calor, hasta la contaminación del agua potable como consecuencia de fenómenos meteorológicos extremos. Si unidos y con muchos socios podemos lograr los objetivos climáticos mundiales, también podemos desempeñar la función de impulsar una gran mejora de la salud de miles de millones de personas”, añadió.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo: "El cambio climático es una de las amenazas más acuciantes para la salud pública de nuestro tiempo. La salud de generaciones futuras de todo el mundo depende de que todos trabajemos juntos para tomar medidas concretas hoy". 

Esta colaboración se produce en un momento en el que el cambio climático representa una grave amenaza para la salud pública —los fenómenos meteorológicos extremos y el clima variable afectan a la limpieza del aire, la seguridad del agua potable, la seguridad alimentaria y la posibilidad de disponer de un refugio seguro— y entre 2030 y 2050 podría causar aproximadamente 250 000 muertes anuales más por desnutrición, diarrea, malaria y estrés térmico por calor.

Este acuerdo garantizará que la salud esté representada en la agenda mundial de cambio climático, permitiendo a ambas instituciones adoptar un enfoque más integrado e intersectorial para mejorar la salud mundial y contribuir a la aplicación del Acuerdo de París.

Por su parte, organizaciones internacionales de la sociedad civil han publicado el informe ’Equidad y aumento de ambición: hacia un Diálogo Facilitado que sea efectivo en 2018’. El Diálogo Facilitado es un proceso que se estableció en la Acuerdo de París para concretar cómo poner en marcha dicho acuerdo. "Éste debe reorientar en 2018 los compromisos de mitigación hacia contribuciones justas y equitativas adquiridos por la comunidad internacional".

A punto de finalizar la primera semana de la COP23 en Bonn, decenas de organizaciones internacionales, entre ellas Ecologistas en Acción, avalan este informe que revisa y amplía los estudios presentados en la COP21 de París.

El nuevo trabajo manifiesta que se está muy lejos de limitar la temperatura global por debajo de 2 ºC antes del fin de este siglo. De hecho, los compromisos de los países más enriquecidos no llegan a cubrir lo que sería una contribución justa. 

Ecologistas en Acción exige una vez más que no se dilate más una mayor ambición en los compromisos de reducción de emisiones de CO2 y en la financiación de la adaptación a las consecuencias del cambio climático, así como de las pérdidas y los daños causados por el mismo.

Para esta organización la justicia climática y los derechos humanos deben ser el centro del análisis político, en referencia al aumento de personas migrantes que son refugiadas climáticas, al continuo expolio de los recursos naturales y a la falta de capacidades técnicas y económicas del Sur global para hacer frente a los efectos de la desertización, el aumento de temperaturas y la falta de recursos hídricos.

 

Fuente: COP23 / Ecologistas en Acción

Más noticias

no-results-found-landing-news
  • {{item.subsection}}
    {{item.category}}
    {{item.subcategory}}
    {{item.tagName}}

    {{item.title}}

    {{item.plus_text}}
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...