Adviento: "Tiempo para que Jesús nazca y se haga presente en nuestras vidas"

Da comienzo el Adviento, un tiempo en el que los cristianos somos invitados a prepararnos para que Jesús nazca y se haga presente en nuestras vidas y en el mundo.

Si nos paramos a pensar qué es lo que tenemos que preparar, puede que uno rápidamente vuelva la vista hacia sí mismo. Todos necesitamos y queremos que Dios llegue a nuestra vida y que nos ayude a cambiarla desde dentro. Porque sabemos no es la primera vez que viene, es alguien que nos es conocido, que un día nos llamó a seguirle y a quedarnos con él, y que ahora “se ha ido de viaje” pero tiene que volver.

Cuando experimentamos el amor de Dios, ese amor que acompaña y llena de sentido nuestra vida, sentimos un fuerte deseo de volver a encontrarnos con su cariño y ternura y más aún cuando sentimos que a veces nos falta. Y es cierto que cuanto mayor es la espera, mayor es el deseo y el tiempo que tenemos para preparar nuestro corazón para ese encuentro. Podríamos hacernos aquí la siguiente pregunta: ¿cómo disponer el corazón en este tiempo para que haya un sincero y auténtico encuentro con el Señor?

Puede que la clave a esta pregunta no esté solo en preparar el propio corazón y cultivar ese deseo. Cuando hablamos de prepararnos hay que entender también que no es solo un prepararse personal e individual. En el evangelio, cuando el hombre (y dueño de la casa) se marcha de viaje, encarga a cada uno una tarea para que cuiden su hogar, y al portero le encarga que vele “su casa”. Al portero no se le da el encargo de que vele su propia casa, sino el hogar del dueño y Señor.

Puede que Jesús también nos invite hoy a velar por su reino, impidiendo que llegue y entre el mal, el dolor, la soledad, el egoísmo o incluso los miedos que oscurecen y no dan calor al hogar. Puede que la invitación sea a ayudar a los demás a que preparen su corazón para encontrarse con Él. Esto implica tener una mirada descentrada de uno mismo, llevando el bien, la alegría, la compañía o incluso la esperanza a aquellos que más lo necesitan, para que cuando vuelva el Señor, sean capaces de reconocerle de lejos y puedan sentir como hay algo que se mueve en su corazón que transforma su vida.

Por Alberto Gaitán ss.cc.

Fuente: Pastoral Juvenil y Vocacional de los SS.CC

Más noticias

no-results-found-landing-news
  • {{item.subsection}}
    {{item.category}}
    {{item.subcategory}}
    {{item.tagName}}

    {{item.title}}

    {{item.plus_text}}
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...