Cultura

Presentación del libro: El Concilio, un tesoro escondido

La obra, publicada por San Pablo y escrita por Joaquín Perea, y Carmen Guaita y José Antonio Arnal, coautores, define al Vaticano II como un tesoro escondido. El libro da voz a los laicos a la hora de hablar y celebrar el aniversario de su celebración. Un Concilio que marcó y definió su experiencia como creyentes y que aún tiene mucho por descubrir y por desarrollar

 
-ENCABEZADO-Portada de "El Concilio, un tesoro escondido"

Presentación del libro: El Concilio, un tesoro escondido

Carlos Amigo: Hay que pasar el Concilio por la mente y por el corazón

La obra, publicada por San Pablo y escrita por Joaquín Perea, y Carmen Guaita y José Antonio Arnal, coautores, define al Vaticano II como un tesoro escondido. El libro da voz a los laicos a la hora de hablar y celebrar el aniversario de su celebración. Un Concilio que marcó y definió su experiencia como creyentes y que aún tiene mucho por descubrir y por desarrollar

«Diálogo», «apertura», «actualización», «aggiornamento»… Estas fueron algunas de las palabras que más resonaron el pasado día 8 durante la presentación del libro "El Concilio, un tesoro escondido", que se celebró en la sede de la Editorial San Pablo con la presencia del cardenal Carlos Amigo Vallejo y los profesores Juan María Laboa, Joaquín Perea y Luis Fernando Vílchez, editor de la obra.

Una presentación en la que se definió el libro como un material oportuno, interesante, novedoso, y en la que se recomendó su compra como apoyo al proyecto solidario de la Fundación San Patricio en Kenia que percibirá los derechos de libro.

Un acto en el que lo que más se habló, sin embargo, no fue tanto del libro como del Concilio Vaticano II, «el acontecimiento eclesial más importante de la historia de la Iglesia en el siglo XX», cuyo cincuentenario estamos celebrando. Un acto, en definitiva, que fue sobre todo una lección magistral de teología, de eclesiología y de historia de la Iglesia.

El Concilio Vaticano II es definido como un tesoro escondido por el libro, el único libro que da voz a los laicos a la hora de hablar y celebrar el aniversario de su celebración. Un Concilio que marcó y definió su experiencia como creyentes y que –como se pudo escuchar en la presentación– aún tiene mucho por descubrir y por desarrollar. Un Concilio que se aprendió a través de las comunidades, que ha transformado la imagen y la vida de la Iglesia, que es «imparable», como dijo Juan María Laboa.

Un Concilio que supone un mandato permanente de actualización para la Iglesia y que es «un acontecer del Espíritu» y «una cascada importante de gracia», en palabras deJoaquín Perea.

Un Concilio al estilo de Juan XXIII

El Concilio Vaticano II fue como quiso Juan XXIII que fuera: ecuménico, abierto, pastoral, dialogante. Y que fue así –dijo el cardenal Amigo– porque así fue la experiencia del Papa que lo convocó: Angelo Roncalli, que había vivido en Bulgaria, donde tuvo ocasión de encontrarse con los judíos; en Grecia, donde convivió con la Iglesia ortodoxa, «siempre tan cercana y siempre tan distante»; en Turquía, donde conoció el islam; en Francia, con su carga de secularismo…

El cardenal Amigo mencionó también a Benedicto XVI, del que elogió su capacidad de lograr con pequeños gestos, casi insignificantes, grandes acercamientos a otras confesiones y religiones, y que insistió en que los conflictos entre hermanos se arreglan entre hermanos, y al Papa Francisco, «un papa con nombre franciscano, que viste como un dominico y es jesuita» y que va a contribuir a desarrollar el Concilio, a que lo pasemos por la mente y, con la ayuda del Espíritu, por nuestro corazón.

Entre el público asistente estaban Carmen Guaita y José Antonio Arnal, coautores del libro junto con Joaquín Perea, y muchos de los laicos que participaron en los coloquios que dieron origen a su publicación.

El libro

Siguiendo una metodología de investigación científica, El Concilio, un tesoro escondido ha querido recoger los testimonios y las experiencias de los laicos y constatar cómo el Concilio les marcó en su construcción personal como creyentes.

El libro recoge las aportaciones de aproximadamente cien seglares de diversos lugares de España, que coinciden en afirmar que el Vaticano II sigue siendo un gran tesoro no explorado del todo, muchas de cuyas grandes propuestas siguen teniendo vigencia para responder a los grandes retos a los que la Iglesia se enfrenta hoy día: la increencia (frente a lo cual es necesario el encuentro entre las religiones), la ausencia de Dios y del sentido trascendente de la vida, los grandes problemas de la humanidad, como el hambre, la desigualdad social o la pobreza.


 
 

Más noticias

no-results-found-landing-news
  • {{item.subsection}}
    {{item.category}}
    {{item.subcategory}}
    {{item.tagName}}

    {{item.title}}

    {{item.plus_text}}
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...