Religión

El obispo auxiliar de Hamburgo pide la supresión del celibato obligatorio

Hans-Jochem Jaschke, una de las figuras más destacadas de la iglesia católica alemana, considera que la Iglesia católica “se enriqueceria con la experiencia de sacerdotes casados”. Por otro lado, MOCEOP manifiesta su apoyo al teólogo y sacerdote casado Victorino Pérez.

 
-ENCABEZADO-Un cura casado con su familia.

El obispo auxiliar de Hamburgo pide la supresión del celibato obligatorio

Defiende que se permita a los curas católicos casarse como los pastores protestantes

Hans-Jochem Jaschke, una de las figuras más destacadas de la iglesia católica alemana, considera que la Iglesia católica “se enriqueceria con la experiencia de sacerdotes casados”. Por otro lado, MOCEOP manifiesta su apoyo al teólogo y sacerdote casado Victorino Pérez.

El obispo auxiliar de Hamburgo, Hans-Jochem Jaschke, una de las figuras más destacadas de la iglesia católica alemana, pidió el fín del celibato obligatorio.

Jaschke defiende que se permita a los curas católicos que se casen, como los pastores protestantes. “La coexistencia de celibato y curas casados debería ser posible”, afirmó Jaschke en declaración publicada por el Hamburger Abendblatt,el 14-03-2010.

El obispo no ve una relación necesaria entre el gran número de casos de abuso sexuales en el ámbito del clero católico y el celibato. "Pero -dice el obispo- la forma de vida celibataria puede atraer a personas con una sexualidad enferma".

La Iglesia Católica “se enriqueceria con la experiencia de sacerdotes casados”, añadió. Por otro lado, concluía el obispo, se afrontaria mejor el problema de la escasez de sacerdotes en la Iglesia.

El mismo periódico informa también de que el Arzobispo de Hamburgo, Werner Thissen, abordó el tema del escándalo en su sermón dominical, reconociendo que la Iglesia pecó y la confianza en ella fué arrebatada. Es necesario que se recupere esa pérdida. “Todo aquello que barremos para debajo de la alfombra, se pudre, huele mal y envenena el aire. Eso ya sucedió durante demasiado tiempo y tiene que acabar", afirmó el arzobispo.

MANIFIESTO DE MOCEOP EN APOYO DEL TEÓLOGO GALLEGO VICTORINO PÉREZ PRIETO

Ha trascendido estos días la noticia de que el teólogo y sacerdote casado Victorino Pérez ha venido celebrando la Eucaristía. El obispado de Mondoñedo Ferrol ha reaccionado con una nota de prensa nada tolerante, comprensiva o dialogante con el interesado, sino amenazadora de imposición de penas canónicas.

Siempre hemos dicho que la mayoría de nosotros, curas casados “nos sentimos felizmente retornados al estado laical”. Jesús de Nazareth no fue nunca un sacerdote, sino un laico. Él animó a sus discípulos a celebrar la fracción del pan y del vino en grupo, en comunidad. “Haced esto en memoria mía”. “Porque allá donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allá estoy yo en medio de ellos”.

Es triste que los obispos gallegos salten ahora ante este caso concreto, cuando ellos saben que en Galicia, en España, en Latinoamérica y en muchos otros lugares del Mundo somos miles y miles los sacerdotes que estamos viviendo un tipo de Iglesia en comunidades fraternas, de iguales, sin ningún tipo de clericalismo. Lo vivimos especialmente en las comunidades de base y en movimientos renovadores de Iglesia. Aunque haya una desobediencia a normas disciplinarias concretas ( no a cuestiones de fe), hay una fidelidad a un servicio comunitario, a una eclesialidad abierta, servicial y evangélica y también a una comunión crítica con la Iglesia.

Llevamos muchos años viviendo así nuestra fe y queremos seguir viviéndolo, aunque a nuestros obispos no les guste. Más pronto que tarde, ellos y sobre todo el Papa, tendrán que comprender que la actual ley del celibato obligatorio para los clérigos es algo caduco y desfasado, que obedece más a una Iglesia de siglos pasados que a la del S. XXI. Muchos obispos y cardenales lo han dicho en público y la mayoría lo reconoce en privado. Incluso Juan Pablo II llegó a reconocer a un grupo de periodistas que sabía que eso sería inevitable, pero que no quería que fuera durante su pontificado.

Los actuales escándalos de pederastia del clero en EEUU, Irlanda, Alemania, Holanda, Austria, Suiza… ( eso sí que debiera preocuparles) van a acelerar algo que está pidiendo a voces la opinión pública dentro y fuera de la Iglesia: que se modifique la ley del celibato y puedan coexistir en la Iglesia animadores de la Comunidad cristiana célibes y casados, hombres o mujeres, heterosexuales u homosexuales, siempre que demuestren una madurez en la fe y un compromiso serio con la comunidad, especialmente en la atención a los más desfavorecidos.

Desde aquí todo el apoyo para nuestro compañero Victorino, a su esposa y a su comunidad cristiana; y nuestros deseos de que pueda seguir viviendo su fe en su comunidad porque al fin y al cabo es toda la Comunidad la que celebra el Misterio de la Vida, Muerte y Resurrección de Jesús cuando están reunidos en su nombre.
 
 

Más noticias

no-results-found-landing-news
  • {{item.subsection}}
    {{item.category}}
    {{item.subcategory}}
    {{item.tagName}}

    {{item.title}}

    {{item.plus_text}}
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...