Religión

'Desveladas', la web que quita los velos

'Desveladas' es una nueva web que ha surgido en una conversación entre religiosas amigas que se hacían preguntas sobre la invisibilidad de la vida religiosa femenina desde que las religiosas dejaron sus hábitos. La reflexión comenzó a propósito de la falta de vocaciones, pero pronto llevó a otras preguntas más relacionadas con la identidad de las religiosas, con el modo en que son vistas desde fuera, pero también desde dentro, por ellas mismas. Hemos dialogado con la responsable de esta nueva iniciativa digital, que ha querido permanecer en el anonimato.

 
-ENCABEZADO-

'Desveladas', la web que quita los velos

Un espacio de encuentro entre mujeres religiosas, monjas y laicas

'Desveladas' es una nueva web que ha surgido en una conversación entre religiosas amigas que se hacían preguntas sobre la invisibilidad de la vida religiosa femenina desde que las religiosas dejaron sus hábitos. La reflexión comenzó a propósito de la falta de vocaciones, pero pronto llevó a otras preguntas más relacionadas con la identidad de las religiosas, con el modo en que son vistas desde fuera, pero también desde dentro, por ellas mismas. Hemos dialogado con la responsable de esta nueva iniciativa digital, que ha querido permanecer en el anonimato.

¿Cuál es el objetivo de la web "Desveladas"?

Es difícil explicar en pocas palabras el objetivo de “Desveladas”, porque tiene varios. El primero, sin duda, aunque solo sea desde el punto de vista cronológico, es visibilizar la vida religiosa y monástica desde dentro y desde fuera, haciendo visibles, entre otras cosas, a las mujeres que la han hecho y la hacemos posible. Es un espacio de encuentro entre mujeres religiosas, monjas y laicas, que vamos desvelando ideas y experiencias, al tiempo que desvelamos las ideas y experiencias de otras religiosas y monjas. Es una ventana desde la que mirar la vida religiosa y monástica con una perspectiva caleidoscópica, múltiple y diversa. Es un lugar, también, para el encuentro con quienes visitan la web, a través de las secciones con formato blog, en las que se puede interactuar, sugerir, criticar, exponer, denunciar… Es una iniciativa que busca ahondar en lo más radical (de “raíz”) de la vida religiosa y monástica para mostrar todo su potencial profético. Es un proyecto basado en la esperanza en la vitalidad irreductible de una forma de vida llamada a transformarse, siempre y en todas las épocas, siendo cada vez más ella misma. En el flash de la página de inicio está resumida y simbolizada la web, su sentido y su propósito.

¿Cómo surgió la iniciativa?

Tal como se cuenta en la web, en la sección Desveladas, “Historia de un nombre” (http://www.desveladas.org/desveladasinicial.html), la idea surgió en una conversación entre religiosas amigas que nos hacíamos preguntas sobre la invisibilidad de la vida religiosa femenina desde que nos quitamos el hábito. La reflexión surgió a propósito de la falta de vocaciones, pero pronto llevó a otros terrenos, a otras preguntas más relacionadas con la identidad de las religiosas, con el modo en que somos vistas desde fuera, pero también desde dentro, por nosotras mismas. Descubrimos la paradoja que supone despojarse, por un lado, de lo que nos uniformaba diluyendo nuestra identidad individual y comprobar, por otro, que quitarse los velos y mostrar nuestra condición de mujeres nos velaba de otra forma, porque las mujeres, en el pasado y en el presente, hemos sido y seguimos siendo invisibles. Teníamos que “desvelarnos”, en sus múltiples sentidos: dejar de ser invisibles y despertar, mostrarnos y hacerlo expresando nuestras ideas y ofreciendo nuestra palabra. Y en un mundo como el actual, no nos costó nada pensar en Internet. Lo comentamos con algunas compañeras y amigas, y montamos la web, cuya forma final es el resultado de las aportaciones de muchas mujeres que nos dieron ideas y ofrecieron sus habilidades.

¿Quién está detrás de la misma?

Detrás de “Desveladas” hay mujeres. Unas somos religiosas o monjas, y otras no. Todas amamos la vida religiosa y monástica. Es un grupo abierto, sin un número concreto de miembros, porque la web es, sobre todo, un espacio de colaboración para la búsqueda y la creación de materiales, y un lugar de encuentro con quienes la visitan. Una de nosotras se responsabiliza de la web y atiende el correo electrónico y las secciones con formato blog, coordina, por decirlo de alguna manera, la colaboración de unas u otras, en función de los materiales manejados, y se pone en contacto con las autoras cuyos textos se quieren colgar… “Desveladas” es una red de mujeres que va creciendo y que esperamos que se extienda más, porque la diversidad es siempre garantía de riqueza. Contamos con la colaboración puntual de religiosas y laicas teólogas, historiadoras, literatas, informáticas, diseñadoras… Y también con la de religiosas y laicas que contribuyen de muy diversas formas con sus experiencias vitales y sus sugerencias de todo tipo. En cuanto al espíritu de “Desveladas” está dibujado en el texto titulado “Preguntas para desvelarse”, en la sección Desveladas de la web (http://www.desveladas.org/desveladasinicial.html).

¿Por qué ese nombre?

Como hemos dicho, queremos visibilizarnos y, para ello, tenemos que quitarnos los velos que la historia ha puesto sobre las mujeres en general y sobre las religiosas en particular. Además, el nombre tiene muchas acepciones, como explicamos en “Preguntas para desvelarse”. Queremos estar despiertas, atentas, en vela. Y también queremos despertar a otras mujeres. La vida religiosa nos interesa, nos desvela, no deja que nos acomodemos, nos espabila la conciencia. Además, pensamos que el nombre expresa muy bien lo que vamos haciendo en la web: desvelarnos poco a poco, quitar lo que nos oculta, lo que nos vela, lo que no deja que veamos, que nos veamos, ni deja que nos vean.

¿Es una web para liberar de "tópicos" a la vida religiosa y monástica femenina?

Más que un objetivo, liberar de tópicos la vida religiosa es una de las herramientas para lograr su desvelamiento. Los tópicos sobre la vida religiosa, y sobre cualquier otra realidad, ponen gafas de colores a cualquier mirada, es decir, condicionan el punto de vista y, sobre todo, ahorran el esfuerzo de reflexionar. Invitan e incitan a dar casi todo por supuesto, no solo a quienes observan la vida religiosa desde fuera, sino a quienes la vivimos. Hay muchas actitudes, comportamientos, estilos… que se consideran propios de las religiosas y las monjas, y que no lo son. Estas asociaciones automáticas impiden, en unas ocasiones, ver lo que hay, y en otras, condicionan a las religiosas y a las monjas, las cuales, de alguna forma, nos vemos empujadas, desde dentro y desde fuera, a encajar en los moldes establecidos. Liberar de tópicos ayuda a quitar los velos de los ojos de quien mira y de quien se mira.

Háblanos un poco de la pretensión de cada uno de los cinco apartados de la web.

De momento, la web ofrece cinco secciones.

Pido la palabra es un espacio de reflexión para mujeres. La voz de las mujeres, a lo largo de la historia, ha sido invisibilizada, cuando no silenciada. En esta sección, por tanto, queremos hacer visibles las palabras de mujeres, de ayer y de hoy, sobre la vida religiosa desde diversos puntos de vista, especialmente teológico, histórico y, si alguien se anima, testimonial.

Estampas intenta que la reflexión venga provocada por un documento gráfico, no textual, que sea más evocador que orientador. El espacio tiene formato blog, por lo que es posible hacer comentarios.

En las artes y en las letras tenemos un doble objetivo. Por un lado, tratamos de visibilizar el trabajo de religiosas y monjas artistas: literatura, arte culinario, pintura, música, cerámica… Por otro, queremos dar a conocer el modo en que han sido tratadas las religiosas y las monjas en las obras de arte: pintura, cine, literatura…

¿Qué cosas pasan? también tiene formato de blog y utiliza materiales diversos, de momento, textos e imágenes. Es un espacio ágil, pensado para el humor, la crítica, la denuncia, incluso las anécdotas… Todo, claro, en torno a la vida religiosa.

Desveladas, finalmente, es la sección donde más explícito se hace el desvelamiento, a través de los textos firmados por “Desveladas” y de las noticias que se seleccionan.

¿Contáis con algún equipo de redacción?

Sí y no. La encargada de la web, cuando encuentra materiales o los recibe de alguien, consulta a diversas personas. Según el tipo de documento, recurre a unas o a otras, no siempre las mismas, para hacer una valoración. Si el material encaja con el estilo de la web, se busca la sección más adecuada para colgarlo. Por tanto, sí hay un trabajo de equipo para seleccionar materiales, pero no está formado siempre por las mismas personas.

¿Estáis teniendo muchas visitas?

Teniendo en cuenta que la web lleva poco tiempo activa y que no ha habido ningún tipo de marketing para publicitar su existencia, creemos que estamos teniendo bastantes visitas, seguramente porque la noticia se ha transmitido de unas personas a otras. Las visitas, por otro lado, proceden muchas partes del mundo, aunque la mayoría, como es lógico, tiene su origen en países de habla hispana, ya que los contenidos textuales se presentan en español. De todas formas, no nos preocupa demasiado la cantidad de visitas, sino la calidad de lo que colgamos en la web. Queremos ofrecer materiales que provoquen preguntas, que ayuden a la reflexión y que inviten a buscar respuestas y a compartirlas.

¿Cuál es la reacción de la gente que entra en contacto con la web por los comentarios, etc.?

No todas las secciones tienen un formato blog que permita la interacción, pero en las que es posible, el número de comentarios es escaso, si se compara con el número de visitas que recibe la web. No hay muchas personas que se animen a dejar sus opiniones. El silencio, como siempre, puede interpretarse de muy diversas formas. Puede ser fruto del desacuerdo con el contenido, o que este sencillamente no resulte interesante, pero también puede deberse a cierto pudor para escribir en un medio público sobre un tema como la vida religiosa, o a algo tan extendido y preocupante como la llamada brecha digital, es decir, a la dificultad que experimentan muchas personas para manejar las nuevas tecnologías e interactuar con una pantalla de ordenador. Ahora bien, hasta ahora, quienes han mandando comentarios a “Desveladas”, expresan alegría por haber encontrado la web y escriben con respeto y con profundidad.

¿Consideráis que es una página innovadora?

Esta pregunta deberían responderla, sobre todo, quienes visitan “Desveladas”, pero podemos decir que algunas personas nos han dicho, no por escrito, sino de palabra, que la web es interesante e innovadora. Al margen de esto, pensamos que hay algunos elementos que hacen de “Desveladas” algo diferente. Colaboramos en ella religiosas, monjas y laicas. La web no está adscrita ni funcional ni espiritualmente a ninguna orden, institución, congregación o carisma. Aborda la reflexión sobre la vida religiosa desde diversos puntos de vista, con diferentes tipos de materiales y con distintos tonos: de momento, hay documentos textuales e imágenes, pero tenemos previsto utilizar también documentos sonoros y audiovisuales; hay materiales de producción propia y, sobre todo, como es lógico, ajenos; utilizamos materiales contemporáneos y visibilizamos también a religiosas y monjas del pasado; hay textos históricos, teológicos, literarios, noticias, reflexiones; procuramos ahondar en lo importante sin renunciar al humor; algunas secciones invitan a interactuar y, en todo caso, es posible enviar un correo electrónico (desveladas@desveladas.org) con cualquier sugerencia o comentario. La web mira hacia el pasado y hacia el futuro, bien anclada en el presente. No sabemos si todo esto es innovador, pero confiamos en que sea, al menos, provocador, es decir, que despierte, que desvele y que invite a desvelarse, en todas sus acepciones.
 
 

Más noticias

no-results-found-landing-news
  • {{item.subsection}}
    {{item.category}}
    {{item.subcategory}}
    {{item.tagName}}

    {{item.title}}

    {{item.plus_text}}
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...