Fernando Cordero @FernandoCorder7 

 

Josep Otón: "Hemos olvidado la transparencia del corazón, vivir desde la autenticidad”

Josep Otón Catalán (Barcelona, 1963), con 16 libros en su haber, se ha convertido en un escritor de referencia sobre varios temas, como el de la interioridad y ahora el de la transparencia con su obra Misterio y transparencia (Herder, 2017). También está estrechamente vinculado a la Parroquia de Santa Tecla de la Ciudad Condal. En verano, escribe, reflexiona y descansa en Horta de Sant Joan, un pueblo al sur de Cataluña, que se ha convertido en su lugar de inspiración, su propio “laberinto/montaña”, donde se ha gestado su conocida novela Laberintia y otros títulos. Hasta allí nos acercamos en medio del verano, para conversar con este buen amigo que en octubre se sumará a la familia de 21 con sus colaboraciones mensuales.

¿Quién es Josep Otón?

¡Qué difícil es explicar quién es uno! Puedo decir a qué me dedico. Lo que uno hace ayuda a entender quién es. Soy profesor de Historia en un instituto público cercano a Barcelona. Además, imparto clases en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de esta ciudad. Desde hace años escribo. Me gusta que me digan que soy escritor, pero no me considero como tal. Siento la necesidad de compartir lo que vivo y, como no sé dibujar como Fano ni cantar como Migueli, lo escribo. Aunque también es cierto que a base de años de practicar uno va aprendiendo el oficio de escritor. Y al final ya son 16 libros publicados.

Nos recomendarías Misterio y transparencia como lectura de verano

Yo asocio el verano a la lectura y a la escritura. Durante el curso, con las clases y otros ajetreos, no tengo tiempo de centrarme y escribir con calma. Así que aprovecho las vacaciones.

A Misterio y transparencia le va muy bien la tranquilidad del verano para ser leído. Es un libro de lectura ágil, pero a la vez es denso (no es una contradicción). Por eso conviene tener tiempo para releer un apartado, copiar una frase y meditarla… así podemos sacar más partido de la lectura.

Un tema actual y necesario el de este libro.

Sí, es un tema de moda. El filósofo coreano afincado en Alemania, Byung-Chul Han, ha abierto un debate muy interesante sobre esta cuestión con su exitoso libro La sociedad de la transparencia. Yo parto de una afirmación suya: "lo santo no es transparente". En mi libro analizo qué puede significar esta idea y me pregunto si es verdad. 

No es un libro para "andarse por las nubes". ¿Qué concreciones puede tener en nuestra vida cotidiana? "Andarse por las nubes" es lo más contrario a la transparencia. Las nubes precisamente son símbolo de opacidad.

Sí, en efecto, la transparencia es una actitud de vida. Pero también hay que remarcar que nuestra sociedad sufre una inflación de transparencia, la idolatra. Confundimos la transparencia con la exhibición en las redes sociales. En cambio, hemos olvidado la transparencia del corazón, el vivir desde la autenticidad. 

Algunas de las críticas al libro, del que se van haciendo eco revistas y periódicos, indican que "rebosa espiritualidad". ¿En qué sentido?

Lo transparente nos evoca lo puro, lo limpio, lo inmaterial, lo espiritual. La transparencia es una invitación a la espiritualidad, a no ser obstáculo, a dejarnos traspasar por la luz de la vida.

Textos de la Biblia y también de pensadores, maestros espirituales, arquitectos y tu admirada Weil se dan cita para que el Misterio, sin dejar de serlo, se irradie a través de la luz. ¿Cuáles han sido los que más han marcado tu trayectoria?

Estamos acostumbrados a crear compartimentos estancos con los autores. Parece que poner en diálogo la Biblia con Nietzsche sea como mezclar agua y aceite. A mí me gusta confrontar los textos de la tradición cristiana con la opinión de grandes pensadores. Y nos llevamos muchas sorpresas. A pesar de las apariencias, hay muchas coincidencias.

Por eso en Misterio y transparencia encontramos citas de pensadores como María Zambrano, Wittgenstein, Juan Ramón Jiménez, Nietzsche, Walter Benjamín… y referencias a la obra de arquitectos como Mies van der Rohe y Bruno Taut. Y sí, de una manera u otra, nos hablan de la transparencia en su relación con el Misterio.

Considero especialmente lúcida una cita de Simone Weil, filósofa a la que dediqué mi tesis doctoral: "Si no hubiera ninguna realidad transparente, no tendríamos ninguna idea de Dios; pero si todas las realidades fuesen transparentes, no amaríamos más que la sensación de la luz y no a Dios".

¿Estás inmerso en algún nuevo proyecto literario?

En el año 2003 publiqué un artículo titulado Educar la interioridad. Reflejaba una experiencia, "los talleres", que diseñamos un grupo de amigos en la Cueva de Manresa. Hoy, la educación de la interioridad ha tenido un gran desarrollo y está presente en muchos colegios. Incluso se imparten posgrados universitarios. Por eso he creído oportuno escribir un libro sobre esta cuestión para aportar mi punto de vista. 

Estamos muy próximos a la fiesta de la Asunción de María. ¿Cómo vives y qué sentido le das a esta fiesta mariana? 

Precisamente, María de Nazaret es el ejemplo perfecto de cómo el Misterio se puede transparentar a través de una persona.

 

Entrevista de Fernando Cordero Morales ss.cc.

Más noticias

no-results-found-landing-news
  • {{item.subsection}}
    {{item.category}}
    {{item.subcategory}}
    {{item.tagName}}

    {{item.title}}

    {{item.plus_text}}
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...