Comentario a la Palabra

Antonio García Rubio

XVI Domingo Tiempo Ordinario

El verano nos sofoca por excesivo calor. En los barrios de la periferia se nota más el agobio vital para trabajar, permanecer en casa o dormir. Muchos no tienen asequible el aire acondicionado. El cambio climático nos afecta más y más con el paso de los veranos, y hemos de dar la pelea por soluciones que hagan digna nuestra vida, y especialmente la vida de los pobres, que son los que más sufren las consecuencias de tantos graves excesos. Pero, el verano está aquí sofocante, y también más relajado por sus horas de luz, y el descanso o las vacaciones que propicia. En estado de relajación se entra mejor en un nivel espiritual más hondo, aunque no exento de tentaciones superfluas. Este domingo caluroso sería bueno darse un paseo sereno por una mística o una espiritualidad asequible para el pueblo humilde.

Partimos de Génesis 18: "El Señor se apareció a Abrahán junto a la encina de Mambré, mientras él estaba sentado a la puerta de la tienda, porque hacía calor. Alzó la vista y vio tres hombres en pie frente a él. Al verlos, corrió a su encuentro desde la puerta de la tienda y se prosternó en tierra". Andréi Rubliov (en ruso: Андрей Рублёв) (¿1360–1430?) fue un religioso y pintor ruso medieval considerado como el más grande iconógrafo de Rusia. Rublev, así le llamamos nosotros, nos legó un icono que habla por sí sólo; y eso puedes percibirlo si te sitúas ante él en actitud orante; te adentras en la comprensión de los símbolos que utiliza para manifestar el ser y la actividad del Dios Trinitario, y lo contemplas con los ojos del corazón. Apasiona tanto la técnica meditativa e iluminativa que usa, como lo reflejado, proyectado y transparentado en esta obra, que se presenta como una obra de Dios. No se puede estampar un icono de tal categoría espiritual, si no es el mismo Espíritu el que lo inspira y plasma.

El icono de la Trinidad presenta a los tres jóvenes que visitan a Abraham. Le comunican el próximo nacimiento del hijo esperado en la vejez de Sara. Abraham interpreta este encuentro como una visita de Dios. Y la Iglesia ve en esa imagen de los tres jóvenes, viva y activa en su quietud, una relación de comunión perfecta y redondeada; ve la presencia y el pleno don del Dios Trinitario. De alguna manera, Rublev nos presenta una bellísima manifestación de Dios.

Sitúate y mira la espiritualidad de Rublev que esconde el icono, mira a los que contemplamos su Trinidad, o a ti mismo si lo haces. En sus ojos y en los nuestros verás transparentarse el poder espiritual que emana de esas figuras. Solo precisas un alma limpia. El salmo 14 te da pistas para trabajar y purificar, junto al Espíritu, tu alma de hombre nuevo que busca a Dios tras cada destello de luz o de vida. Lee despacio el Salmo 14 antes de contemplar la gracia del Misterio Trinitario que te desvelará el icono: "El que procede honradamente, practica la justicia, no calumnia con su lengua, no hace mal a su prójimo, no lo difama y no acepta soborno... El que así obra, nunca fallará". Alentado por este hombre renovado que te invita a desarrollar el salmo, entra sosegado, mediante la práctica del amor a Dios y a sus hijos, tus hermanos, en esa visión, posiblemente nueva para ti, que te facilitará la contemplación del misterio del amor circular y eterno de Dios trasparentado en el icono. Rublev también, como tú, lo pintó en estado de gracia.

El evangelio nos da un nuevo punto de apoyo para este trabajo de contemplación de Dios que has de trabajar como bautizado. Lucas 10: "Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; solo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán". Solo una es absolutamente necesaria para ti. Y si alcanza su punto contemplativo, quedarás preparado para desarrollar todo lo demás. El que bebe en la Fuente del Amor de Dios, puede dar agua y vida abundante a los demás, y especialmente a los pobres, los pecadores y los buscadores. "María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán". Ojalá tú también encuentres el camino, si no lo has hecho ya, que te abra de par en par la vía estrecha, pero llena de anchura, que te conducirá a la plenitud de la Vida. A ella estás llamado ya aquí y ahora.

Y san Pablo, en Colosenses 1, completa la historia: "Dios me ha dado la tarea de anunciaros a vosotros el misterio que Dios ha tenido escondido desde siglos y generaciones. Y que ahora ha revelado a su pueblo santo. Nosotros anunciamos a ese Cristo; para que todos lleguen a la madurez en su vida cristiana". Muchas veces pedimos la increíble visión que se le concedió a Pablo en su conversión. Apasiona leerle e intentar comprender su don y visión, como apasiona contemplar el icono de Rublev. Ambos te sacan de un camino superfluo y sufriente, y te adentran en un presente eterno, en el ser del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, en su entrega amorosa, en su cruz, su resurrección. Y, todo, para que llegues a la madurez cristiana.

1. Aprovecha el verano para adentrarte en el camino de la mística para todos. ¡Puedes!

2. Abrahán en Mambré te enseña el camino de la prosternación ante el Misterio. ¡Adora!

3. Rublev te ilumina la circularidad amorosa de Dios. En ella hay un sitio para ti. ¡Búscalo!

4. Prepara tu vida: Sé honesto, aléjate del mal, haz el bien. Eres un bautizado. ¡Cambia!

5. No te inquietes por lo pasajero. Solo una cosa es importante. Contempla. ¡Vive!

6. Se te ha revelado el misterio escondido en Cristo. Llega a tu madurez. ¡Cuida al pobre!

Antonio García Rubio.

N.B. En Internet, poniendo el nombre de RUBLEV, encontrarás ayuda y buenos estudios para progresar en la comprensión del simbolismo y la sabiduría sobre el Dios Trinitario que esconde el Icono.

Más noticias

no-results-found-landing-news
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...