Educación

Tamara Cordero

Escuelas Católicas lamenta la nueva ley de Educación

En un comunicado de prensa Escuelas Católicas expresa su preocupación ante la aprobación del proyecto de una nueva Ley de Educación que "nace sin consenso; considera a la enseñanza concertada como subsidiaria de la escuela pública y limita los derechos de los titulares de los centros y de las familias, sometiendo la libertad de elección a la planificación administrativa y poniendo en riesgo la continuidad de numerosas unidades concertadas", afirman desde la organización.

 

 

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy, y por segunda vez, el proyecto de la nueva ley educativa que derogará a la Lomce, para comenzar el debate parlamentario del documento. 

Entre las medidas más cuestionadas de la ley se encuentran que los estudiantes de Primaria y de ESO cursarán una materia de Educación en valores cívicos y éticos mientras que la asignatura de Religión no contará para nota de media en el acceso a las universidades o para becas, además los alumnos que no la escojan como materia no tendrán que cursar obligatoriamente otra asignatura. 

Otras de las medidas es la de eliminar la "demanda social como criterio de planificación escolar", a la que desde Escuelas Católicas responden: "es un grave error considerar la enseñanza concertada subsidiaria de la pública. Ambas redes deben seguir siendo consideradas como complementarias, de acuerdo con todas las leyes anteriores, y sin olvidar que la razón de ser de los conciertos no es otra que garantizar el derecho de elección de tipo de centro por parte de los padres de alumnos, con independencia de su situación económica".

Además desde la agrupación de los centros de educación religiosos, afirman que "resulta especialmente preocupante la supresión del criterio de la demanda social en la programación de puestos escolares, y la inclusión de un representante municipal, que no es otra cosa que un 'comisario político', en los Consejos Escolares de los centros concertados". 

Escuelas Católicas también lamenta en su comunicado que "se degrade el estatus de la clase de Religión, a pesar de ser una asignatura que elige libremente la inmensa mayoría de los padres y contribuye al desarrollo integral de la persona, objetivo último de la educación". La organización desea una nueva ley de educación, pero consensuada entre todos los agentes e instituciones intervinientes, para poder así garantizar la estabilidad del sistema educativo español.

Más noticias

no-results-found-landing-news
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...