Iglesia

Lorena Pacho

Un Papa conciliar

VATICAN POPE :Pope John Paul II greets the crowd as he delights more than 200,000 pilgrims gathered in St. Peter's Square and millions of Catholics worldwide 19 October 2003 by beatifying Mother Teresa of Calcutta, the diminutive nun who devoted her entire life to the care of the poor, the dispossessed and the dying. Mother Teresa's beatification, which puts her on the path to sainthood, has been one of the fastest in the recent history of the Roman Catholic Church and is believed to have been speeded up by the pope himself, who met her several times and held her in particularly high regard.  EPA/FILIPPO MONTEFORTE
© FILIPPO MONTEFORTE

Cristina Siccardi es una historiadora italiana especializada en historia del pontificado.

En su opinión, ¿cuál es el principal legado de Juan Pablo II?

El pontificado de Juan Pablo II fue uno de los elementos decisivos en el golpe mortal al comunismo soviético. Su batalla contra la ideología comunista sigue siendo su principal testamento histórico. El principal legado espiritual que el Papa Wojtyła dejó es su devoción, su gran amor filial por Nuestra Señora. Su legado moral se centra, en mi opinión, en el valor sagrado que dio a la vida, desde su concepción, luchando contra el aborto y las leyes estatales que lo favorecen.

¿Cuál fue su relación con el Concilio Vaticano II?

El Concilio Vaticano II de 1962-1965 decidió que la Iglesia ya no debía condenar los errores, sino que debía escuchar y dialogar con el mundo y los “lejanos”, aquellos que hasta entonces habían sido los enemigos de la Iglesia, incluyendo marxistas y ateos, freudianos y masones, etc... Se inició una verdadera y propia revolución que pasó de ser pastoral, como se concibió inicialmente a convertirse en doctrinal. Todos los concilios anteriores habían sido convocados para condenar herejías y errores, el Vaticano II fue el primero en no tener este objetivo y desde ese mismo momento comenzó el abrazo con el liberalismo; el camino hacia el ecumenismo; la apertura de un camino interreligioso, que llevará a Juan Pablo II a celebrar Asís 1986, cuando todas las religiones se pusieron en el mismo plano para rezar por la paz en el mundo.

Más noticias

no-results-found-landing-news
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...