España

"Los padres a veces somos demasiado autocríticos y exigentes"

"Nuestros hijos son el reflejo de sus padres y nosotros como padres componemos una sociedad que está perdiendo el sentido común y la perspectiva en algunas cuestiones importantes". La autora del libro 'Papás Blandiblup' ha charlado en directo con los lectores sobre educación y familia.

 
-ENCABEZADO-

"Los padres a veces somos demasiado autocríticos y exigentes"

Mª Ángeles López Romero ha contestado a vuestras preguntas en el Chat de 21
Mª Ángeles López Romero.

"Nuestros hijos son el reflejo de sus padres y nosotros como padres componemos una sociedad que está perdiendo el sentido común y la perspectiva en algunas cuestiones importantes". La autora del libro 'Papás Blandiblup' ha charlado en directo con los lectores sobre educación y familia.

La redactora jefe de la revista 21, Mª Ángeles López Romero, ha respondido en directo a las preguntas de los lectores con motivo de la reciente publicación de su libro 'Papás Blandiblup'.

Os ofrecemos un resumen de lo más destacado de la conversación que habéis mantenido on line en el Chat de 21.

CHAT CON Mª ÁNGELES LÓPEZ ROMERO

¿Qué te ha aportado escribir el libro?
Sobre todo me ha servido para comprender mejor a los padres. Quiero decir que a veces nosotros mismos somos demasiado autocríticos y exigentes con nosotros mismos. Y aunque el libro prentede hacer reflexionar sobre aquellos malos usos educativos o comportamientos nocivos para nuestros hijos, es también una oportunidad para desdramatizar, comprobar que nada es tan grave como parece y aplicarnos un poco de autocomprensión.

Parece que las perspectivas de ventas son muy buenas…
Bueno, no entiendo mucho de perspectivas de ventas y estas cosas, que me resultan un tanto ajenas poruqe soy primeriza. Pero sí que he detectado un enorme interés por esta temática. Los lectores que me han comentado sus impresiones se sienten identificados con las anécdotas y experiencias que relata el libro. Y sí, Susana, "intercomprender", como tú lo llamas. Al final, analizar la propia experiencia da muchos frutos.

Felicidades por tu libro y por esa capacidad de trabajo que nos lleva a todos agotados
Ja, ja. Pepe. Ya sabes que cuando me pongo un objetivo suelo cumplirlo, por la sencilla razón de que me pierde el sentido de la responsabilidad. Un tema por cierto, muy interesante si lo trasladamos al exceso de sentido de responsabilidad que sentimos muchos padres (y sobre todo madres, que lo llevamos en el código genético).

¿De dónde te has sacado un título tan identificativo? No crees que los padres blandiblug son el reflejo de un problema mucho más grande: una sociedad cada vez más blandiblup (¡cáramba con el epíteto!), más flojita
Sí, nuestros hijos son el reflejo de sus padres y nosotros como padres quienes componemos una sociedad que está perdiendo el sentido común y la perspectiva en algunas cuestiones importantes. Hay que recuperar valores como la honestidad y el valor del esfuerzo, la austeridad y la medida en las decisiones que tomamos. El título, por cierto, lo encontró mi marido después de darle yo muchas vueltas alo que quería expresar. Y es que ese viejo juguete, pegajoso y blandito, que todos los padres de 30 y 40 recordamos, representa fenomenal lo uqe yo quería decir.

¿Crees que la juventud blanda y aburrida tiene sus racises en padres asi?
Querido Pedro, creo que la juventud blanda y aburrida es tan blanda y tan aburrida como el resto de quienes componemos la sociedad de clase media occidental. Que tenemos de todo y aún así nunca es suficiente, que nos encerramos en nuestros palacios de cristal para no complicarnos la vida, y atesoramos no sólo riquezas, sino también eventos culturales, citas sociales... Ya no sabemos qué inventar para seguir consumiendo y esto es lo que transmitimos a nuestros hijos. La práctica del usar y tirar, incluso en las relaciones humanas o las vocaciones, y la huida de las responsabilidades. Pero, no obstante, no quiero transmitir catastrofismo. Estos son fallos importantes que hay quecorregir, pero también hay muchos valores que fomentar.

¿Alguno de tus hijos te ha comentado algo sobre el libro?
Mi hijo mayor está leyendo el libro, y se siente orgulloso de su madre, como es lógico, a pesar de tener 12 años. Dice que soy su escritora preferida y que va a poner el libro en una vitrina, pero a la vez, a veces se siente incómodo cuando encuentra algunos de sus comportamientos reflejados en el libro. No obstante, para ellos salir en un libro es toda una aventura.

La pregunta escondida: ¿es importante lo que llamamos importante?
Ésa es la clave decubrir lo verdaderamente importante. Un día el fundador de una NG me dijo: "Aquí creemos que la libertad es elegir entre un montón de modelos de azulejos. Pero la libertad está en no necesitar los azulejos". Habría que aplicarlo a todo.

Surgió a partir de la sección de la revista 21 ‘Cómo ser padres hoy y no morir en el intento’. ¿Qué otras aportaciones has incluido?
Buena parte del material que he utilizado en la serie de reportajes de la revista 21 está recogido en el libro. También, claro está, conclusiones obtenidas de mi labor periodística a lo largo de muchos años, por medio de entrevistas, reportajes, y la observación del ambiente social.

¿Dónde se puede comprar el libro?
Creo que el libro se puede comprar en cualquier librería, pero lo encuentras seguro en la tienda de la web de la revista 21 o en la cadena de librerías de San Pablo.

Sociedad blandiblup, papas blandiblug.... ¿La educación en los colegios religiosos se vuelve tambien blandiblup?
Uf, menudo tema me planteas. El coordinador de colegios de una congregación religiosa me comentaba que no hay distinción entre los problemas de conducta de niños de unos colegios u otros. El matiz religioso puede garantizar la transmisión de algunos valores, pero si los papás son blandiblup, el colegio no va a corregirlo sea del signo que sea.

NO me considero un padre blando como dices, creo que generalizas demasiado
Las generalizaciones son malísimas siempre, Fran, pero sí es cierto que aunque no todos seamos iguales, hay patrones comunes de comportamiento que coinciden con generaciones y con momentos históricos. Enhorabuena en cualquier caso si no eres papá blandiblup. Tus hijos serán autónomos, responsables y sabrán respetar la autoridad.

Como poco (y ya es mucho) tu libro nos permite unas cuantas risas. ¿Hoy es más necesario que nunca reirse?
Sí, moderadora. Es más necesario que nunca reírse y las anécdotas, tan reales como la vida misma, permiten hacerlo porque el ingenio de los niños es infinito. Quienes ya lo han leído se han reído mucho y esto me da mucha satisfacción. A veces nos ponemos melodramáticos ante cualquier nimiedad. Damos a las cosas la importancia que verdaderamente tienen. Pero no llevemos al niño al psiquiatra porque no se come las espinacas, por favor.

Leo su revista, pero a veces me parece que se meten mucho con los obispos, deberían relajarse un poquito…
Manuel, aunque no lo crea, nosotros estamos muy relajados. Es más, cada vez hablamos menos de los obispos porque lo que nos gusta es hablar de la vida, de los seres humanos, creyentes o no, que dan testimonio de que Jesús vive, de las buenas noticias que se producen a diario y de las oportunidades que tenemos de cambiar el mundo, y la Iglesia, para hacerlos un poquito mejores. Si a veces hablamos de los obispos lo hacemos desde el respeto y la profunda libertad de nuestras conciencias. Aunque debo decir que de los obispos sueles hablar más los colaboradores, que son libres para expresarse, que nosotros desde la línea editorial de la revista propiamente dicha.

Muy diplomática, amplio la pregunta, la Iglesia catòlica hoy es blandiblup o se ha ido al otro extremo y está cada vez más alejada de la realidad y, por lo tanto, no es capaz de transmitir los valores del Evangelio a una sociedad cada vez más necesitada de ellos?
La Iglesia oficial es demasiado dura en sus discursos, acusaciones y condenas. Y quizás los creyentes somos demasiado blandos con ellos y con nuestro compromiso cristiano, que tendría que ser mucho más radical, verdadero testimonio de la Buena Nueva. Pero conste que hay magníficos creyentes, gente de Iglesia, profetas de la justicia y de la libertad que claman en el desierto o sufren en sus propias carnes la condena de la Iglesia oficial por sacar los pies del tiesto.

El problema de la educación de los niños es qe no hay valores
Pero, no hablemos en tercera persona, en general. Preguntémonos cada uno de nosotros qué valores estamos transmitiendo en casa. ¿Cómo podemos decir que estos jóvenes son unso vagos si nos oyen cada día del año quejarnos por tenenr que ir a trabajar o pidiendo que nos toque la lotería para dejar al jefe con un palmo de narices? Es sólo un ejemplo.

¿Cómo ves el panorama del periodismo en la actualidad? ¿Qué papel desempeña la revista 21 en el maremagno de medios actual?
Siento mucha tristeza cuando ve en qué se está convirtiendo el periodismo hoy. Aunque aún quedan magníficos profesionales que te hacen sentir emoción con lo que escriben y con la ética que defienden desde sus tribunas. Creo que el periodismo está desbarrando hacia otra cosa muy difenrete de lo uqe yo entendí que era cuando escogí esta profesión. Sin embargo, yo tengo la inmensa suerte de poder ejercerla en una revista que alimenta mis principios y me permite ponerlos encima de la mesa cuando trabajo. Creo sinceramente que 21 cumple una importante función hoy día como medio alternativo que habla de valores, que profundiza, que promueve el diálogo y la crítica serena fundamentada. Pero está feo que yo diga todo esto tendiendo en cuenta que la siento como un hijo mío...

Hoy definirse como cristiano no esta de moda, ¿cómo lo llevas?
Es verdad que ser cristiano no está de moda. Yo estoy un poco harta de tener que estar todo el día dando explicaciones y justificándome. Pero creo que nosotros nos hemos ganado en muchos casos a pulso esta situación. ¿Que cómo lo llevo? Con la pesadumbre de mi inconsecuencia y la serena satisfacción de percibir los beneficios que me conde esta fe llena de dudas que me ha acompañado siempre en la vida.

Volviendo al libro, hablas mucho del sentimiento de culpabilidad de los padres...
la culpa sin más no nos lleva a ninguna parte. Otra cosa es lo uqe dice Susana. Yo creo uqe debemos reflexionar sobre nuestros comportamientos y profundizar en olos valores que los motivan. Y después avanzar. No quedarnos en la culpa, sino promover cambios. Yo estoy convencida de que somos unos padres preocupados por nuestros hijos y podemos hacer las cosas mejor poruqe hemos detectado los fallos. De hecho, el libro no hace más que articular los temas que muchos padres sacais en conversaciones con amigos o alas puertas del colegio.

Supongo que la culpabilidad nos afecta mas a las madres
Mari Paz, las madres tenemos la culpa en el código genético, o inyectado en vena como un veneno. Sentimos culpa por dejar a los niños en la guardería, por no jugar sufciente con ellos, porque ha sacado un bien en lugar de un notable. Costará generaciones cambiar eso, aunque debo decir que yo viví como uno de los mejores días de mi vida aquel en que dejé a mi hijo mayor en la guardería y regresé al trabajo. Se lo cuento a ellos, por supuesto. Y alardeo ante alguna gente para escandalizar un poquito...

En casa lo que no caben son hijos y padres adolescentes.
Padres y madres adolescentes hay muchísimos. Por eso seguramente nos cuesta ponerles límites. Es que nos vemos aún peleando con mamá para que nos deje llegar más tarde. ¿Cuántas veces habeis oído decir que mentalmente uno se siente aún con 18? Pues yo cumplo los cuarenta en abril, aunque a veces me vista (otro síntoma) como si tuviera veinte (ja, ja). Pero sí es cierto que la adoelscencia es muy muy difícil de llevar. Precisamente ahora inciamos una serie de reportajes sobre este tema en la revista 21. Espero uqe os gusten y me trasladeis vuestras inquietudes y experiencias a través del blog de Papás blandiblup.

¿Cómo hacer lo de viajar tanto con tres hijos?
Viajo con mis hijos desde que nació el primero. Y lo hago dejando en casa las tonterías, en sentido amplio. Es decir, sin demasiados cachibaches, que no son imprescindibles, dispuesta a saltarme horarios, a que ellos se adapten a las circunstancias (y se adaptan), a que nos veces cedemos los adultos y otras ellos (ellos mucho más, por supuesto, que para eso son los niños)... Además preparo los viajes con antelación, cuando son al extranjero o a lugares de interés turístico, para que sepan algo de lo que van a ver y lo disfruten más. No es difícil, de verdad. Y las satisfacciones son infinitas. En el libro podeis encontrar experiencias concretas de viaje con niños y con un montón de amigos: la Panda del Ave.

¿Nos recomiendas algún libro que te haya marcado? ¿Y alguna película?
Libros, por escoger, los de mi autor preferido, Coetzee, especialmente La edad de hierro. Películas (por cierto, también me encanta ir al cine y procuro ir siempre que puedo, hijos incluidos), recuerdo en estos momentos una de las que más me ha gustado últimanente: Gran Torino, de Eastwood. No me pierdo ni una de sus películas.

¿la sociedad propicia hoy que los padres puedan ejercer bien como tales?, lo digo por leyes que se elaborarn, falta de apoyo a las familias, etc.
Creo que es cierto que falta apoyo legislativo a las familias, pero la familia como espacio de protección y acogida sigue estando vigente y en plena forma, al margen de leyes o modelos que entran en cirisis y desaparecen. Sí que socialmente se defiende poco esto. Por eso yo termino el libro, y así respondo a la siguiente pregunta, pidiendo que hagamos pedagogía de paternidad. Que contemos todo lo bueno que tiene ser padre, las satisfacciones que produce, lo uqe te enseña. Yo me siento enormemente feliz de tener tres hijos que he escogido libremente tener. Y de poder compatibilizarlo con mi vocación profesional, mis aficiones, etc. Así que no contemos sólo lo malo, por favor. Contemos también cómo nos reímos con ellos, la ternura que nos provoquen, las preguntas que nos dejan totalmente al descubierto, lo protegidos que nos sentimos en sus brazos y cómo nos salvan sus besos de cualquier fracaso.

Un deseo para 2010…
¿Un deseo? ¿Sólo uno? Eso no se estila nada. Podría pedir trabajo para mi hermana y mi cuñado, que están en paro, pero seré más generosa y pediré una buena ración de justicia que nos traiga relaciones laborales dignas, condiciones decentes de vida para todos y paz, que no existe sin justicia. Y si los Reyes me dejan pedir algo más poruqe he sido buena, también pediría sentido común para que lo apliquemos a la educación, la vida política, el consumo, el periodismo, la diversión, etc, etc, etc. Muchísimas gracias a todos.



 
 

Más noticias

no-results-found-landing-news
  • {{item.subsection}}
    {{item.category}}
    {{item.subcategory}}
    {{item.tagName}}

    {{item.title}}

    {{item.plus_text}}
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...