Silvia Melero Abascal

Javier Ruibal: “En la música hay que estar siempre saltando alambradas, vulnerando fronteras”

Gaditano, del Puerto de Santa María, en su música caben el flamenco y el jazz. Javier Ruibal es uno de los músicos, compositores e intérpretes más respetados en la profesión. A sus espaldas 10 discos y colaboraciones con artistas como Joaquín Sabina, Pasión Vega, Pablo Milanés o Celtas Cortos. Ha compuesto para el programa Ratones Coloraos de Canal Sur, la película Atún y chocolate (Pablo Carbonell) y Carmen de Sara Baras. Su apuesta por la variedad de sonoridades y colores se aprecia en canciones como La reina de África, Isla mujeres o Pensión Triana y en su última propuesta, Casa Ruibal, donde actúa con sus hijos. Prepara nuevo disco que saldrá en unos meses. Medalla de Oro de Andalucía, fue pregonero del Carnaval de Cádiz como lo fue el poeta Rafael Alberti, a quien tambien ha puesto música. Este año la fiesta tuvo polémica…

 
-ENCABEZADO-

Javier Ruibal: “En la música hay que estar siempre saltando alambradas, vulnerando fronteras”

Por Silvia Melero Abascal

Gaditano, del Puerto de Santa María, en su música caben el flamenco y el jazz. Javier Ruibal es uno de los músicos, compositores e intérpretes más respetados en la profesión. A sus espaldas 10 discos y colaboraciones con artistas como Joaquín Sabina, Pasión Vega, Pablo Milanés o Celtas Cortos. Ha compuesto para el programa Ratones Coloraos de Canal Sur, la película Atún y chocolate (Pablo Carbonell) y Carmen de Sara Baras. Su apuesta por la variedad de sonoridades y colores se aprecia en canciones como La reina de África, Isla mujeres o Pensión Triana y en su última propuesta, Casa Ruibal, donde actúa con sus hijos. Prepara nuevo disco que saldrá en unos meses. Medalla de Oro de Andalucía, fue pregonero del Carnaval de Cádiz como lo fue el poeta Rafael Alberti, a quien tambien ha puesto música. Este año la fiesta tuvo polémica…

La Policía revisó las pancartas de una chirigota. ¿Qué está pasando que hasta la censura llega al carnaval de Cádiz?
Que involucionamos democráticamente, que el poder no se sabe acostumbrar a que se puede disentir, criticar e incluso tomar acciones, siempre dentro de la legalidad, para derrocarlo. El partido del Gobierno demuestra con eso que además de conservador tiene en sus filas y en su ideario personas y modos que chocan con la democracia.Y para carnaval el que se ha montado con sus veinte años de financiación ilegal y sus sobresueldos provinientes de la corrupción. Un tesorero con cuentas ilicitas y escandalosas en Suiza... Hay una indignación social tremenda que tendrá que ser satisfecha en los tribunales.

¿Son malos o buenos tiempos para los músicos?
Malos para la cultura y el arte en general. Desde el Gobierno se afrenta abiertamente a los creadores con campañas de desprestigio dando a entender que hemos sido algo así como unos vividores consentidos y traviesos que hemos saquedado al Estado con subvenciones y prebendas. Suben los impuestos a los productos culturales y de diversión alegando que las arcas están tocando fondo y con eso lo van a paliar. Más les vale mirar hacia el capitalismo brutal, ese ídolo de oro al que tanta pleitesía rinden, basta ver la obscenidad de Lehman Brothers para confirmar que mienten y están desmontando el Estado de progreso y justicia social en un abuso de poder más propio de las dictaduras del siglo pasado que de las púberes democracias actuales.

Le ha salido un hijo músico también… ¿Ha elegido bien?
No hay tanto de elección como de vocación. Creo que uno se ve envuelto en ese rol de una manera muy natural y no concibe hacer otra cosa en la vida. Él tiene madera para la música y sensibilidad para crear. Su hermana es bailaora de flamenco y tomó ese camino con idéntica libertad. Hay mucho de esfuerzo y concentración en la música, lejos de eso que se dice, que estamos tocándonos todo el tiempo...la barriga (risas). Algo fuerte e inexplicable te dice que eres artista y eso no se puede remediar, hay que lanzarse.

Con él está grabando el nuevo disco, una producción íntima y casera. ¿Cómo va el proceso?
Sereno y sin prisas, grabamos en nuestro estudio, con Javi que toca las baterías y percusiones y dirije la producción, y Jóse Recacha, su compañero en la banda GLAZZ, toca y arregla. Estos jóvenes no sólo saben música sino que también han estudiado en buenas escuelas de sonido. En fin, lo que se dice un chollo para hacer mi disco con las mejores condiciones que podría imaginar. El resultado creo que es muy original, ya dirá el público lo que le parece, pero yo estoy satisfecho de la sonoridad y el colorido.

Lo mismo toca en Ginebra, que en Chipiona, Nueva York o los campamentos de refugiados saharauis. ¿Hay lugares donde un concierto sabe mejor?
El mejor lugar es siempre el escenario. Unas veces el público te conoce y es muy excitante recibir su calor y otras lo excitante es ganarlos para tu propuesta en un sólo concierto decisivo para que quieran volver a oírte. Por suerte la música que compongo y toco tiene una rara energía que sobrepasa la barrera del idioma y me he visto cantando ante públicos ingleses, rusos, japoneses, argelinos, suizos o senegaleses. Nunca bajé del escenario con la sensación de no haber conectado con ellos, no sé, quizás todo lo que encierra una guitarra andaluza y flamenca se abre en el alma del que escucha y provoca emoción, un emoción fuerte e inexplicable.

¿Qué es ser un “músico de frontera”?
Es tener un pie a cada lado de esas imaginarias lineas divisorias que compartimentan las músicas. Desde el lado flamenco uno se puede aventurar en las sonoridades de muchos otros lugares y culturas. Investigar pero para conmover, transgredir pero para involucrar, no es un ejercicio de elocuencia o virtuosismo, al contrario, es encontrar el camino más natural para que el oyente sienta que la música es toda una. Me hace feliz no sentir que hay límites para nada y poder evocar luces, colores e incluso aromas a través de la música. Así que hay que estar constantemente saltando alambradas, vulnerando fronteras. Claro, hablo de la música buena (risas), la que está hecha con el corazón y las entrañas y no con la estrategia comercial y lucrativa, eso no es arte sino un ejercicio pervertido para sacarle los cuartos a gente a la que no se le deja evolucionar en sus gustos, a la que no se quiere formar porque dejarían de comprar sus baratijas si les dieran la oportunidad de entender lo que es una joya de la composición y la armonía (y no me estoy poniendo como ejemplo, que conste).

Dice un premio Cervantes (Caballero Bonald) que en sus canciones se alían lo popular y lo culto, que son hermosas y solidarias, íntimas y participativas, personales y universales. ¿Qué tal sientan estos piropos?
Pues unos bien y otros regular. Viniendo de mi amigo Pepe Caballero, al que admiro y quiero, es un rasgo de cariño por su parte, pero sabiendo que ese piropo viene de uno de los mejores y mas grandes cultivadores de la literatura española contemporánea, entonces me halaga y pienso que exagera (risas). Agradezco el piropo si encierra una carga de complicidad no lisonjera, si significa una palmadita en la espalda, un abrazo reconfortante para animarte a seguir.

Pensión Triana está considerado como uno de los 100 mejores discos de la música popular española. ¿Es su trabajo más redondo?
Lo que ocurre con ese disco es que es la selección de los mejores temas de tres discos y seis canciones nuevas, evidentemente la cosa alcanza un calibre superior a otros discos, pero además está grabado en directo con una formación de músicos sobresalientes y muy originales. Fue un privilegio difícil de repetir. Hay otros como Lo que me dice tu boca o Sueño que son en directo (confieso mi predilección por el registro en vivo) y también me gustan mucho. El primero de estos dos, por lo insólito, era un repertorio desconocido para el público que se estrenó y grabó en su presencia por primera vez, lo habitual es hacerlo con canciones ya muy conocidas.Y el segundo porque fue revisitar el repertorio con arreglos e interpretación de orquesta sinfónica. Este último es de los que mas he oído con auténtico placer, como si no fuera un disco mío.

Dice que si los Consejos de ministros empezaran con música, nos iría mejor. ¿Qué tendría que sonar en el parlamento español?
Desde luego una orquesta de cámara (risas), valga lo asimilado del concepto, pero además porque las cuerdas tienden a relajar los impulsos nerviosos, sosegar los latidos cardíacos... En fin, cualquier música que les haga serenarse y no crisparse.

Iba encaminado a la medicina pero los planetas se alinearon para que se dedicara a la música. ¿Sigue colgado del paraíso… y ya no se puede bajar?
Es la fuerza incomparable, la imparable estrella que tira de ti. Otra canción, Baila Lucía,del próximo disco, dice: “El duende te agarró por la cintura y la belleza puso todo lo demás... Habló la vida”.•
 
 

Más artículos

no-results-found-landing-news
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...