Opinión

Mª del Carmen Martinez Pulleiro, presidenta de ALFACO

Mayor apoyo a los enfermos de alzheimer

 

La detección de esta enfermedad no aminora las preocupaciones, sino que las hace más grandes. Cuando una persona es diagnosticada de Alzheimer u otra demencia, la enfermedad ya está presente desde hace años y es probable que nuestras capacidades no estén intactas, por ello nos preguntamos: ¿estamos preparados para una toma de decisiones por nosotros mismos? incluso ¿el itinerario pautado es el correcto? ¿Debemos tomar determinaciones sobre nuestro cuidado futuro de tanto calado que afectarán al desarrollo de la enfermedad y a las personas que nos rodeen? ¿Debemos dejar esta tarea en manos de los cuidadores?

Necesitamos un abordaje integral de la enfermedad que acompañe al enfermo y al cuidador durante los años de vida con Alzheimer, que nos libere de posturas maximalistas, de decisiones unilaterales y que respeten, ante todo, la dignidad de la persona.

Es necesario el asesoramiento, seguimiento y apoyo al binomio enfermo-cuidador, códigos de conducta para profesionales y humanización en la atención; de este modo podríamos garantizar una atención médica y social acorde a los deseos y necesidades tanto de la familia, como de la persona con Alzheimer. También la sociedad tiene el deber de tomar conciencia sobre la problemática que acarrea la vejez con enfermedades neurodegenerativas devastadoras como son las demencias.

La enfermedad de Alzheimer no borra únicamente los recuerdos, la vida, los amigos y los rostros de tu familia, también podría borrar las resoluciones tomadas por la persona mientras avanza  la enfermedad.

 

Más artículos

no-results-found-landing-news
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...