Mirar Silvia Melero Abascal

Entrevista a Inmaculada Montalbán, presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género del CGPJ

Desde el mes de octubre está al frente del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, un órgano del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) cuya misión es trabajar para reducir este problema social. Inmaculada Montalbán, vocal del CGPJ, confiesa que asume esta tarea con ilusión al constatar el alto compromiso judicial que existe con la erradicación de la violencia de género. La que fuera magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, reconoce que aún hay dificultades en este arduo camino, pero es optimista y no duda que en el futuro las nuevas generaciones podrán disfrutar de una sociedad igualitaria.

 
-ENCABEZADO-

Entrevista a Inmaculada Montalbán, presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género del CGPJ

“La vacuna contra la violencia de género es la educación en igualdad”

Desde el mes de octubre está al frente del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, un órgano del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) cuya misión es trabajar para reducir este problema social. Inmaculada Montalbán, vocal del CGPJ, confiesa que asume esta tarea con ilusión al constatar el alto compromiso judicial que existe con la erradicación de la violencia de género. La que fuera magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, reconoce que aún hay dificultades en este arduo camino, pero es optimista y no duda que en el futuro las nuevas generaciones podrán disfrutar de una sociedad igualitaria.

Habrá quien le diga que un observatorio así no es necesario, ni un ministerio de Igualdad, ni una ley específica de violencia de género… ¿Qué les responde? El Observatorio es un instrumento para analizar la respuesta judicial ante este fenómeno criminal, al tiempo que permite realizar propuestas de mejoras legislativas y de funcionamiento de los órganos judiciales. El Ministerio de Igualdad promueve medidas para lograr la igualdad efectiva. La necesidad del ambos resulta, pues, evidente, si queremos avanzar hacia una sociedad más justa e igualitaria.

En un mundo dominado por lo masculino, ¿ha sufrido en sus propias carnes el machismo y la discriminación? En el ámbito judicial, como en el resto de los sectores profesionales o sociales, todavía subsisten obstáculos que impiden la presencia de mujeres en los puestos de toma de decisiones.

¿Qué balance hace de la Ley integral contra la violencia de género a tres años de su aplicación? Sin duda, ha mejorado el sistema de justicia penal español frente a la violencia de género. La mayor información de las víctimas acerca de sus derechos y una mejor coordinación con el resto de las instituciones son los principales aspectos.

¿España está siendo un país pionero y de referencia en este ámbito? La Ley contra la violencia de género de 2004 y la Ley de Igualdad de 2007 son instrumentos legales decisivos para hacer realidad los valores constitucionales de protección de la dignidad humana y consecución de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Estas dos leyes y las medidas puestas en marcha, como los órganos judiciales especializados en violencia de género, son seguidas muy atentamente por el resto de países europeos, pues son muy avanzadas.

80.000 maltratadores han sido condenados en estos tres años. ¿Qué consecuencias tienen estas condenas? Las condenas pueden ser desde trabajos a beneficio de la comunidad hasta prisión que puede ser suspendida provisionalmente en determinados casos, y siempre va acompañada de la obligación de seguir un programa educativo. Estos programas deben generalizarse e implantarse en todas las provincias.

Los juzgados están sobrecargados. Cuando se dan casos de maltratadores con orden de alejamiento o pulseras localizadoras que acaban matando a sus parejas, ¿siente que algo falla? En estos lamentables y dolorosos casos hay que analizar qué ha ocurrido para poner remedio. Sobre todo nos obliga a seguir trabajando por mejorar los sistemas de protección de las mujeres.

Por un lado, los datos indican que las mujeres se atreven más a denunciar, sin embargo, 7 de cada 10 víctimas mortales no lo hicieron. ¿A qué se debe? Pienso que el aumento de denuncias significa que se está desvelando esa cifra oculta de violencia que, según los estudios realizados, se mantiene durante años en silencio, pero aún debemos seguir trabajando porque existen mujeres que todavía no se atreven a denunciar. Entre ellas se encuentran mujeres con especiales dificultades, como las inmigrantes que carecen de permisos de residencia. Se encuentran en una situación más vulnerable, carecen de redes familiares de apoyo, la mayoría tiene dificultades económicas y algunos problemas con el idioma. Muchas no denuncian por miedo a la expulsión del territorio español.

Corre por ahí el rumor de las denuncias falsas de mujeres maltratadas, ¿qué hay de cierto? El mito de las denuncias falsas intenta minar la credibilidad de las mujeres. Es una reacción contra el reconocimiento de derechos a las mujeres que deciden romper con la violencia. Se desvanece al momento con datos: en el año 2007 sólo existieron 18 casos en los que el Ministerio Fiscal actuó por denuncias falsas. Es una cifra irrelevante en comparación con las denuncias presentadas en los Juzgados de Violencia sobre la Mujer: más de 126.000.

Cuando dan el paso y denuncian, ¿qué tipo de ayuda y recursos deberían ponerse en marcha para que logren salir realmente de la violencia? Un trabajo y una vivienda, para ella y sus hijos. Son los recursos infalibles que permiten salir del círculo de la violencia.

Y cuando hay hijos, ¿qué pasa con ellos? Los hijos siempre son víctimas de la violencia que sufre la madre; ya sea directamente porque también reciben malos tratos, ya sea indirectamente porque toman la violencia como modelo por resolver sus frustraciones.

¿Están los jueces, fiscales, médicos y policías realmente sensibilizados y especializados con la realidad de la violencia machista?
Se puede afirmar que hoy en día existe una sensibilización muy alta respecto a estas vulneraciones de Derechos Humanos. Pero es cierto que aún ha de avanzarse en la especialización, pues sólo quienes conocen las características específicas de estos delitos podrán actuar correctamente.

Choca que entre los adolescentes el machismo aún esté bastante arraigado. ¿Se está poniendo el suficiente empeño en educar en igualdad desde la infancia? Aún no se ha desarrollado suficientemente este aspecto de la ley integral tan importante. La vacuna contra la violencia es la educación en igualdad y hay que intensificar las medidas para prevenirla en la etapa juvenil.

Sólo el 2% de la población considera la violencia de género uno de los tres principales problemas nacionales, según el CIS. ¿Sigue habiendo una aceptación social encubierta de los malos tratos? Se ha avanzado notablemente en el rechazo y repulsa de este tipo de violencia; pero aún quedan sectores y factores sociales que intentan encubrirla y minimizarla.

Los medios de comunicación han contribuido a sacar este asunto del ámbito privado al público. Hay quien dice que se deberían publicar los nombres de los asesinos, como se hace con los terroristas. ¿Qué piensa? La labor de los medios de comunicación ha sido muy importante para visibilizarlo. Yo creo que existen medidas más eficaces que las de dar publicidad a los nombres de los condenados, y me refiero a aquellas que impiden la transmisión de los roles dominio-sumisión en niños y niñas, respectivamente.

¿Qué le diría a una mujer que esté leyendo esta entrevista y que necesite ayuda? Que acuda a los servicios de ayuda a mujeres víctimas de maltrato. Que se informe y ejerza sus derechos, pues de ello depende que pueda tener una vida en libertad.

¿La igualdad real está costando más de lo que se podía pensar? Estamos en una década decisiva e histórica para el avance en la igualdad de oportunidades. Tenemos dos leyes necesarias para desbrozar el camino y, el camino es largo, pero tenemos que esforzarnos en asegurar los pasos para conseguirlo.
Parece que aún tendrán que pasar algunas décadas para el cambio...Estoy convencida de que las nuevas generaciones podrán disfrutar de una sociedad más igualitaria. •
 
 

Más artículos

no-results-found-landing-news
VER MÁS {{percentLoaded}}% loading...